SANYO DIGITAL CAMERAEl  20 de junio se festeja el Día de la Bandera Argentina en conmemoración de la muerte de Manuel Belgrano, hecho acaecido en 1820.

La bandera fue creada el 27 de febrero de 1812, durante la gesta por la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata y fue izada por primera vez en dos baterías de artillería, ubicadas en orillas opuestas del río Paraná en Rosario. Allí está el principal monumento a la bandera, ya que en el año 1872, el ingeniero Nicolás Grondona, sin tener certeza del lugar exacto de enarbolación de la bandera, inicia una campaña de recolección de fondos para construir dos monolitos: uno en la isla del Espinillo y otro en Rosario, lugares de emplazamiento de las baterías de Belgrano.

Solamente consigue levantar el primero, que es destruído por una creciente del río Paraná unos años después. En 1910, durante los festejos del Centenario de la Revolución de Mayo el Gobierno nacional destina los fondos para la construcción de un monumento a la bandera, y encarga su ejecución a la artista tucumana Lola Mora. Ésta comienza a realizar las estatuas en Italia y las va enviando a medida que están terminadas.

Las estatuas de desnudos que realiza la artista (por ejemplo, la Fuente de las Nereidas de Buenos Aires) movilizan los prejuicios de la sociedad victoriana de la época y el proyecto es abandonado.
Finalmente, en marzo de 1939 un decreto presidencial llama a concurso de planos y presupuesto para la realización del monumento, fijando un plazo hasta el 30 de junio de 1940 ganando los arquitectos Alejandro Bustillo, los escultores fueron Ángel Francisco Guido Alfredo Bigatti, José Fioravanti el mismo se inauguran el 20 de junio de 1957.
La historia del monumento a la bandera de Florencio Varela es muy significativa ya que gracias a las idas y vueltas que tuvo el proyecto nacional con su monumento lo coloca como el más viejo del país.
La historia del peñón varelense se empieza escribir en 1937 cuando el intendente de entonces Félix Evaristo Rodríguez decide emplazar un mástil referencial y esto lo hace saber en una carta que envía al HCD el 10 de julio donde dice: “Señor presidente del Honorable Concejo Deliberante don Pedro Pelento, es de pública notoriedad la consagración definitiva en todos los centros poblados de erigir un mástil para la enseña patria, a ella se agrega el impulso que a tomado últimamente este tributo de homenaje a la bandera nacional, el partido de Florencio Varela no puede permanecer ajeno a esa caracterizaciones patrióticas”.
De inmediato es convocada una reunión con destacados vecinos donde se encontraban: Ernesto Mayol, Ramón Barosela, José Amondarian, Rogelio Balado, Antonio Bonfiglio, Santiago Berreymundo, Juan Capare, Ricardo Castell, Ángel Caferata, Carlos Cascardi, Baltazar Cerlini, Vicente Cobas, Francisco Schoitsch ,Santos Moyano, Santiago Mandirola, Francisco Castaldo, Juan Núñez, Enrique Otero, Ángel Pisan, Alfonso Ruiz, Godofredo Coca, Hércules Ruffo, Mateo Ségota, Mariano Sarani, Eduardo Villa Brille, Reinaldo Pérez, Lucio Boer, Santiago Lizza, Oscar Martino, entre otros.COCA copia

El sábado 24 de julio se lleva a cabo la primera reunión el grupo de vecinos decide en comisión realizar una colecta popular y la realización de varias kermesses en el mismo palacio municipal para ayudar a costear el proyecto que en cálculos preliminares demandaría mil pesos aproximadamente en su construcción. Inmediatamente se convoca a la población un concurso de bocetos ya que no se quería realizar un simple mástil.

Se estudian varias ideas que van desde castillos medievales, fuertes con cañones, fuentes de agua y mástiles con faroles en el medio, entre ellos se destaca un picacho de piedra dibujado por el vecino Godofredo Coca un poeta y empleado bancario de la ciudad. Después de algunas deliberaciones a la idea de Coca es la que gana.
El proyecto toma el nombre de “Paso de Uspallata” en honor a un lugar histórico de la cordillera de los Andes y fue aprobado en el HCD de Varela el 27 de Julio de 1937.SANYO DIGITAL CAMERADibujo de Godofredo Coca
La comisión Pro Monumento a la Bandera empieza a trabajar y elige a una sola autoridad presidente, que recae por su maravillosa inspiración en Don Godrofedo.
Ni bien se juntaron los primeros pesos y con la ayuda de fondos municipales se le encomendó al mejor albañil que tenía el pueblo por aquel entonces Simon Sperandio que empiece su construcción.

Un año demandó la construcción del picacho de piedra granito rojo de 6 metros de alto con una cóndor en su copa, en principio también estaba dibujado un sol de bronce pero solo el ave fue colocada.

El interior del monumento era hueco y se dispuso para guardar las banderas de ceremonia, el picacho estaba rodeado por cadenas y cuatro farolas de estilo.
El 2 de julio de 1938 el día de la inauguración la Avenida San Martín que por aquel era de una sola mano estaba colmada de escolares.

farma abril 010

El Gobernador de la provincia de Buenos Aires de entonces bajaba a Florencio Varela y era un acontecimiento especial ya que los político de entonces eran poco salidores, pero éste era un acontecimiento especial y no solamente se inauguraría el monumento, sino que también la ampliación de la sala de primeros auxilio que la bautizarían Atilio Massone en honor al que realizó el proyecto del Dr. Boccuzzi en 1911. Sus hijos donaron instrumental quirúrgico en la oportunidad. También se puso en marcha un reloj eléctrico en la intersección de la avenida San Martín y Juan Vásquez (hoy paso bajo nivel).

Como dijimos toda la población recibió al gobernador Manuel Fresco, en la oportunidad la banda musical de la policía de la provincia de Buenos Aires tocó las estrofas del Himno Nacional. Seguidamente el director de la escuela del Patronato de la infancia recitó un canto a la bandera que fue repetido por todo el alumnado presente.

A continuación se iza por primera vez el pabellón Nacional en el peñón al son de la marcha Tuyutí. En la continuidad del acto el presbítero Nicasio Durán realizó la bendición de la obra.
Seguidamente el presidente de la comisión pro-monumento dirigió unas palabras resaltando el ser nacional y entregó simbólicamente el monumento a la comunidad de Varela.
El secretario de gobierno Antonio Guarasci pronunció un discurso en nombre de intendente Félix Evaristo Rodríguez, (cabe señalar que era costumbre de la época que los altos funcionarios no pronunciaran discursos antes los pobladores, sino que usaban emisarios, los políticos de entonces eran serios y parcos)
Concluídas las palabras se dio inicio al desfile de escolares.
Ese día fue asueto para los pobladores de Varela y se festejó en la calle con kermesses, bailes y una carrera de sortija en auto, muy original. Las autoridades terminaron el día en el municipio con un gran banquete en honor a las autoridades recibidas.
A esta historia habría que agregarle un capítulo más y es cuando desde nuestra revista en el año 2007 hicimos una campaña para que el monumento a la bandera deje de ser usado como galpón y se le repusieran las cadenas que no se compraban más por los continuos robos, cosa que logramos gracias a las autoridades municipales que comprendieron nuestro pedido.

Anuncios