Hesperidina Bagley

La Hesperidina como la Coca Cola pero Argentina 

Salvando las distancias y considerando que una tiene alcohol y la otra no, no se puede negar la similitud de ambos comienzos.

Dos jóvenes emprendedores que buscaban un “tónico salvador” para todos los males, uno inventó la Coca Cola, el otro la Hesperidina, pero hay que reconocer que el producto argentino antecedió al tónico creado por  John Pemberton en 20 años.

De la historia de Pemberton ya se han encargado los estaunidenses de contarla, pero a nosotros nos toca contar la historia de Melville Sewell Bagley un quilmeño por adopción creador de “la Hesperidina Bagley”.

El joven Melville recaló en nuestro país de su Boston (EE.UU.) natal en1862 a la edad de 24 años como representante de una  editorial.

El joven emprendedor vio grandes oportunidades en esta tierra virgen y creyó que algo podría hacer para sobrevivir en estas  estepas sólo pobladas  por llanuras y gauchos.

Bagley trabajó un tiempo como ayudante en la farmacia “La Estrella” de Defensa y Alsina de A. Demarchi y Hnos. Fue justamente allí entre los tubos de ensayos y los yuyos curativos, que nació la idea de crear un tónico para venderlo como “remedio salvador de todos los males”.

Melville experimentó con diferentes formulas, pero se centró en una en particular a base de corteza de naranjas amargas o agrias que

crecían como arbustos ornamentales en su casona de Bernal (aún en pie).

No se sabe a ciencia cierta si el joven inventor tuvo alguna vez conciencia de lo que estaba creando, o le salió  por casualidad,  pero ciertamente creemos que tenia ciertos conocimientos en química y preparados y sabia de la existencia de que en las cortezas de las naranjas amargas se hallaban los flavonoides, que tienen múltiples propiedades no solamente digestivas sino curativas.

Ya por aquel entonces se conocía que en la península ibérica se utilizaban diversos cítricos como antídotos contra venenos, como así también para mejorar la digestión la inflamación y reactivar la circulación sanguínea.

Hoy en día se conoce más sobre los bioflavonoides que son sustancias químicas que se encuentran naturalmente en ciertas plantas y alimentos, y que han demostrado disminuir la incidencia de enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y las alteraciones inmunológicas y se han identificado más de 6.000 flavonoides diferentes en plantas, pero generalmente ocupan una porción insignificante en la dieta diaria.

Es por eso que el producto acabado que inventó el joven Melville revolucionó por aquel entonces el mercado de las bebidas, sólo ocupada por las aguas ardientes como grapas o ginebras.

Melville, ni bien supo que su tónico iba a dar resultado, ideó una inusual campaña publicitaria para dar a conocer su producto, manteniendo la intriga y el suspenso.

Dos meses antes de lanzarlo a la venta,  mandó a pintar las aceras de los empedrados de la Capital con el nombre de “Hesperidina” en letras negras. Para aquel entonces, esto era toda una novedad y la gente se preguntaba “qué seria aquello que se anunciaba”.

El 24 de diciembre de 1864, un anuncio apareció en los diarios y reveló lo que era la Hesperidina

Una bebida curativa que prevenía   que protege al estómago de las úlceras y es un antialérgico que se utiliza para el tratamiento de la fiebre del heno”, además, recalcaba que la bebida ya estaba en venta en cafés, bares, boticas y droguerías.

Así fue como Melville Sewell Bagley empezó a fabricar la Hesperidina con los frutos amargos de su casona de Bernal de Dorrego y Zapiola, la bebida tuvo tanto éxito que Bagley realizó una extensa plantación de naranjos en su propia casa y también requería los frutos de localidades vecinas como Florencio Varela y Adrogué que tenían en sus calles de ornamento árboles de naranjos amargos.

Según el presidente de la Academia Argentina de Letras, Pedro Luis Barcia el nombre de la bebida salio de la mitología griega, que cuenta que “cuando los griegos navegaban por las costas de Valencia las naranjas en medio de las hojas verdes parecían frutos de oro”, “frutos de oro del jardín de las Hespérides”, de allí el nombre de Hesperidina.

Rápidamente la bebida  se hizo muy famosa y se impuso como moda, no sólo en los hombre de campo sino en las grandes ciudades y también entre las mujeres, que en aquel tiempo no bebían en público, pero el nuevo tónico de Melville era considerado de baja graduación alcohólica comparado con la grapa o la Ginebra Llave.

Melville Bagley se casó con Juana Hamilton , ciudadana inglesa, con la que tuvo ocho hijas: Edith María Amelia, Daisy Edith, Gertrudis Lucía, María, Julia Walker, Melville Sewell, Sarah, y Mabel.

Para1866, a dos años de su lanzamiento la Hesperidina se encontraba azotada por una ola de imitadores que, aprovechándose de la falta de una legislación que protegiera las marcas, intentaban lograr un lugar en este nuevo mercado.

Al comienzo  Bagley  sólo podía defenderse mediante piezas publicitarias como por ejemplo un curioso volante repartido en las calles que alertaba al público

 “A  elegir sólo las botellas que tengan los rótulos con mi nombre y firma al pie, que sean vendidos por los respetables depositarios de mi Hesperidina anunciados por los diarios, que su precio no sea inferior a 300 pesos la

docena o 30 pesos la botella, debiendo desconfiarse de todo artículo que se ofrezca a precio menor, y que no procedan de venta en público

porque mi Hesperidina nunca se ha vendido ni se venderá en remates”

si bien ya por aquel entones las botellas fabricadas por Cristalería Rigolleau eran muy características y un gran reto para los obreros sopladores de vidrio, ya que eran  rayadas y llevaba su nombre en relieve, la piratería y falsificaciones llevó a Melville a encargar etiquetas a Estados Unidos a la misma imprenta que hacia los dolares estadounidenses  la “Bank NoteCompany de New York”.

No contento con eso emprende una campaña para lograr un registro único de marcas y patentes argentino. Convenció al por entonces presidente Nicolás Avellaneda de su creación y en 1876 se abre la repartición  y Hesperidina se convierte en la primera patente y marca registrada con licencia Nº 1 en la Argentina

Se podría  hablar muchísimo más  de la Hesperidina y del joven Melville, como que fue uno de  los primeros que se preocupó por el trasporte en la zona sur,  inaugurando el tranvía a caballo 1873 en Quilmes, o que fue también  pionero en la fabricación de galletitas en la Argentina, que por aquel entonces se importaban del Reino Unido, poniendo su planta primero en la calle  Maipú y luego en el emblemático lugar de Gral.Hornos 256,  que la Hesperidina fue utilizada como tónico curativo en la Guerra de la Triple Alianza(1864- 1870), más precisamente en las tiendas de campaña para “revitalizar a los heridos” por sus propiedades terapéuticas  que contrarrestaban problemas estomacales originados principalmente por la poca potabilidad del agua.

La Hesperidina  también es sinónimo de “argentinidad” y  fue homenajeada con un tango y nombrada  en cuentos  de  Julio Cortázar y Juan Carlos Casas, como así también dibujada en almanaques tradicionales como del recordado  Florencio Molina Campos.

Por lado se sabe que el gran explorador Francisco Pascasio Moreno, más conocido como Perito Moreno  llevaba siempre consigo  en sus largas y crudas excursiones como fiel compañera a la Hesperidina para atenuar la rudeza del clima.

Melville Sewell Bagley murió muy joven a la edad de 42 años, sin poder disfrutar nunca de sus logros, el 14 de julio de 1880. Está enterrado en el Cementerio Británico de la Ciudad de Buenos Aires, la causa de su muerte no la pudo curar ni su famosa Hesperidina “Tifus”.

Lo increíble de toda esta historia es que todo lo realizado por Bagley  lo logró en sólo 18 años de arduo trabajo pero sus productos y su fábrica lo sobrevivió  por más de 120 años y su nombre hoy  es sinónimo y emblema del progreso y desarrollo del país.


A pesar de sus diferentes etiquetas la Hesperidina sigue hoy más vigente que nunca, siendo aceptada por los más jóvenes que la toman como trago largo, en los boliches todos los fines de semana con agua tónica o mezclados con otras bebidas.

Hesperidina un invento quilmeño que hoy es reconocido en el país y en el mundo donde actualmente se exporta.

Si bien ya hoy no hay más naranjos amargos por nuestras calles, siempre va a existir ese elixir creado por aquel joven soñador “revitalizando los sueños” de los actuales emprendedores, ya que  Melville no sólo dejó la fórmula de la Hesperidina para las nuevas generaciones, sino una “formula muchos mas importante”

El secreto del éxito.

CN

 

-

-

-

-

 

10 respuestas a Hesperidina Bagley

  1. Pingback: Referencias históricas de Claudio Navarro |

  2. Ezio dijo:

    Muy buena la historia.

    • antonio coello dijo:

      muy buena informacion, me a servido de mucho pues te cuento que estoy investigando sobre los licores que se consumian en Lima para el periodo de 1850 a 1879 y halle en periodicos y expedientes del archivo historico que se consumia esta bebida y que tambien se le adulteraba
      saludos desde Lima, Peru
      Antonio Coello

  3. Estela dijo:

    Cuànto saldrìa una botellña original, de 1886 de hesperidina bagley?
    Estela

  4. Carlos Eduardo Penna dijo:

    Soy Carlos Eduardo Penna, trabaje en Bagley desde Enero del año 1951 hasta Julio de 1996, se puedes imaginar si conozco el tema de la Hesperidina, fue la marca registrada N 1, desde los años 1900 hasta 1940, competia con otros aperitivos despues su venta fue mermando, la produccion fue menor, y con el tiempo se fabricaba no ya como negocio si no por lo emblematica que era.

  5. valentina dijo:

    tengo una botella Hesperidina Nº J 835591 sin abrir, ¿cuantos años tendrá?

  6. marcelo dijo:

    encontre una bDejaotella de hesperidina bagley un barril debajo tiene un numero 40 de que año es y cuanto vale si vale algo

  7. Mimí dijo:

    Buscando “kinoto” encontré la Hesperidina. Viví en Buenos Aires la mitad de mi vida laboral, ya que los años de infancia no cuentan, y jamás la probé. En mi próximo viaje ya sé lo que voy a tomar: Hesperidina.

  8. Susy Paroldi dijo:

    No puedo menos que asociarla con la encantadora Berta Taboada, que tenía siempre su botellita a mano, en su casa de la calle Alem, cerca de la vía! Para mí, HESPERIDINA es igual a BERTA!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s