En la calle San Juan al 148 de nuestra querida ciudad, se encuentra el estacionamiento del Bingo, sus dos pedazos de paredes del frente, son algo particular ya que son de grandes ladrillos asentados en adobe de barro, esto es porque la construcción data del año 1888 y se conserva en parte gracias a una gestión que realicé en el año 2005.

Su dueño actual es la firma Rebisco, pero allí funcionó por casi 70 años la herrería de Don Manuel Peleteiro.

Peleteiro fue un inmigrante español, que llegó al país por el año 1880 y se radicó en el pueblo de San Juan, partido de Quilmes hoy Florencio Varela.

 

Mhereeanuel junto con su equipaje trajo un oficio de su Galicia natal, el de herrero.

Primero instala su herrería en un baldío arrendado en Calle Real (hoy Avenida San Martín y Vélez Sarsfield), allí trabajó esos primeros años hasta que en 1880 compra un cuarto de manzana en la calle Humbollt 15 (hoy San Juan 148) donde construyó un galpón de amplia dimisiones de aproximadamente 500 mts cuadrados, que también lo utilizaría como vivienda personal.

Sus paredes fueron construidas de 45cm. de ancho asentadas en barro tal como se usaba en aquel entonces.

Contaba los antiguos parroquianos que el edificio se destacaba desde lejos en la inmensa llanura que existía por ese momento, por eso era punto de referencia para los viajeros que transitaban las vieja ruta a Chascomús y a la costa.

Cabe señalar que en aquel entonces no existía la Ruta Nacional 36 o ruta 2 y los que iban para Brandsen o Chascomús pasaban por Varela, Peleteiro quedaba a unas cuatro hora a caballo de Capital Federal o sea, que era un paraje ideal para hacer un alto en el camino, en la frondosa arboleda que circundaba la herrería, donde no sólo se herraban los caballos, sino se arreglaban y fabricaban ruedas de carretas.herre 6

Manuel Peleteiro se casó con Celestina Sosa con la que tuvieron 7 hijos: Manuela, Argentino, Salvador, Roberto, Erudina, Joaquína y Anfres.

Don Manuel blandía diariamente su yunque arreglando además arados y enrejados para los vecinos del incipiente pueblo de San Juan, oficio que supo heredar a su hijos que a medida que crecieron, formaron parte activa de la labor diaria.

Don Manuel era parte activa de la sociedad ya que tanto él como sus hijos, figuran en diferentes documentos de entidades y organismos oficiales como socios fundadores o parte de comisiones.

También es de destacar un estudio realizado por la historiadora Graciela Linares, que destalla que Peleteiro en el año 1885, se suscribe al periódico El Quimero de Quilmes.

herre-22

Si bien el periódico se dedicaba a informar sobre lo que pasaba en la cabecera del partido (en aquel entonces Quilmes) también salían nota de San Juan, escritas por autores con seudónimos como “Nuidam” o “Catanga” los viejos vecinos adujeron que esas notas las realizaba Don Manuel ya que su trabajo le daba la data suficiente para escribirlas, entonces podríamos decir que también fue unos de los primeros periodistas de la región.

Poco a poco Don Peleteiro empezó a hacerse de una buena posición tal es así que compra diferentes propiedades en el pueblo, una nota periodística cuenta que la primera escuela estatal la Nº 1 abre sus puertas en una propiedad de él.

Manuel Peleteiro sufre a perdida de su esposa Celestina en 1918 y dos años después en 1920 fallece.

P1050132

Sus hijos continuaran con la herrería hasta más o menos el año 1950 aproximadamente, posteriormente se alquila el galpón para usos múltiples como fábrica de sillas Etc. en la década del 80 se abandona totalmente siguiendo como vivienda.
En el año 2004 el galpón es comprado por la firma Rebisco S.A. (Bingo de Florencio Varela) para ampliar su estacionamiento, por aquel entonces yo presidía la Asociación Amigos de la Historia Varelense, que veníamos realizando diferentes trabajos referenciando lugares históricos del distrito.

Aún recuerdo la cara de sorpresa la gerenta de entonces Valeria Urruchua, cuando la mandé a llamar un noche que estaba cenando y le trasmití “Que el Bingo se iba a ganar el odio de todo el pueblo, si es que tiraban abajo semejante lugar histórico”.

El llamado de alerta surtió efecto y a los pocos días me llamaron para tener una reunión, en la que participamos miembros de la Asociación la gerenta y los arquitectos del Bingo, se llegó a la decisión de conservar dos pedazos del frente de las paredes históricas y que se pusiera una referencia contando la histórica de la herrería allí, (placa que aún se conserva)

pel 1

Cabe señalar que hay otra placa, ya que otra entidad se acercó posteriormente a realizar la misma solicitud y por respeto, no se le negó la posibilidad que también pusieran su agradecimiento, pero la gestión y la reunión con los Arquitectos del Bingo Guillermo Gomez Morón y Socosanto, la mantuve yo, junto a la señora Ana Sondon de Nosiglia y Jorge Ielpo de la Asociación Amigos de la Historia, donde definimos el destino del galpón.

El acto de colocación de referencias con autoridades se realizó el 27 de mayo de 2005

Claudio Navarro

20181011_154102.jpg

 

 

 

Anuncios