1582921w300Por primera vez en el mundo un empresario podría ser santificado, Enrique Shaw que actuara de gerente en la empresa de Berazategui Rigolleau.

Enrique fue un empresario distinto empresario que se jactaba de tener sangre obrera, una vez amenazaron con despedir a  la mitas de sus empleados y amenazo con renunciar, sin duda una persona muy especial que hoy llega al vaticano y se inicial los  tramites para su beatificación poniéndolo en un lugar

Preponderante el de un empresario que podría ser santo.

Shaw nació en Francia en el año  1921 su parto fue azaroso ya que su padres se encontraban allí debido  los negocios. Su madre se llamaba  Sara Tornquist y  falleció cuando contaba solo con 4 años de edad, su papá Alejandro quedo  al cuidado de él y su hermano los  niños  mayormente  pasaron su infancia con sus tías    que eran profundamente religiosas y realizaron sus estudios en la escuela Cristiana  Fratres scholarum christianorum (más conocidos en algunos sitios como Hermanos de La Salle)3

Enrique soñaba  con ser sacerdote pero al presión familiar pudo más y a los 15 años  se inscribió en la Escuela Naval en Río Santiago, de donde egresó como Guardiamarina.  Desempeñó distintas misiones, que la superioridad de la Armada Argentina le asignaba, cumpliendo desde 1944 el patrullaje de las costas patagónicas cuando nuestro país rompió relaciones con las Naciones del Eje, hasta ser designado para realizar un curso de meteorología en los EE.UU. en 1945.shaw8

Se casó con Cecilia Bunge de familia acomodada será por eso que tuvo que sortear muchas dificultades antes de llegar la matrimonio, Mientras la familia de su esposa fundaba la coqueta villa de Pinamar el soñaba con retirarse de la marina para dedicarse a ser obrero en una fabrica. Toda su familia, incluida Cecilia trató de disuadirlo de que no tomase semejante decisión pero no pudieron convencerlo de que revea su postura.  Cuando llega a los EE.UU. a cumplir con la misión encomendada por la Superioridad se encuentra con la grata novedad de la rendición del Imperio del Japón, ante lo cual inmediatamente pide la baja de la marina.shaw7

Estando en el país del norte le llegó la noticia que se le había otorgado la baja solicitada y daba comienzo así  una “vida de pobreza” el con el tiempo confeso que unos clérigos canadienses le habían sugerido ejercer funciones empresarias con el fin de cumplir el apostolado deseado y así “convertir al cristianismo a los obreros”, que tendían a ser ateos.

La providencia divina como decía él proveyó y un tío de Cecilia, dueño de Cristalerías Rigolleau S.A. le ofrece un puesto en la empresa.9

Bajo su supervisión trabajarían 3.400 obreros, lo que entusiasmó a Enrique.

En el año 1958 llegaría a ocupar el cargo de Director Delegado de la organización. Al evolucionar en dirigente de empresa supo que debía trabajar para la paz social, y que esto significaba la buena relación entre patrones y obreros y este fue el norte de su vida, de su actuación en todos los ámbitos. No contento con tan sólo eso y con el objetivo de cristianizar a la clase patronal de nuestro país fundo la Asociación Cristiana de Empresas. Entre los cofundadores tenemos a personajes como Carlos Llorente, Hernando Campos, Miguel Nougués, Jorge Pérez Compang, Fernando Torquinst y muchos otros.4

Enrique definía al empresario como aquel que invierte su tiempo, dinero y capacidad convirtiéndose en el factor más importante de la producción, debiendo conocer y dirigir a los obreros para inspirarles la confianza necesaria para alcanzar el objetivo final que es el producto terminado de excelente calidad.  Opinaba convencido que el trabajo es un derecho natural y cristiano, anterior al Capital y a su beneficio, que el ser humano no debe proponerse como meta poseer abundantes bienes y que la riqueza no debe ser un ideal en sí mismo ni llevarse una vida mundana llena de vanidades, frivolidades y egoísmo.

Debido a su fe religiosa enfrentada con el gobierno, especialmente a partir de 1954, tuvo problemas con el régimen peronista que lo detuvo dos veces, liberándolo la primera vez en forma inmediata por falta de méritos y la segunda de ellas a los 10 días.Sin título-1

En estas circunstancias dio pruebas de su caridad cristiana, ya que al serle llevado por su familia un colchón lo cedió a un compañero que no tenía.

Shaw  se capacitó en Harvard con la finalidad de cursar la carrera de dirigente de empresa en Administración Superior es por eso que a su regreso le ofrecieron diversos cargos directivos pero él no quiso nunca abandonar  Rigolleau.
La empresa era su casa, donde llevaba asiduamente a sus 9 hijos enseñándoles a amar y respetar a los obreros, a quienes conocía por sus nombres y recordaba sus problemas, preguntándoles cuando se cruzaban en la fábrica, si éstos estaban solucionados o se interiorizaba por su familia. Hacía de la austeridad un estilo de vida, no tenía chofer, sus autos eran una Estanciera IKA y otro auto viejo.2

falleció el 27 de agosto de 1962 a la temprana edad de 41 años victima de cáncer  dejando una desazón y un vacío enorme en sus empleados, atrás quedaron anécdotas que fueron contadas  por años dentro de la cristalería y como la  que hoy rescata por ejemplo Liliana Porfiri que trabaja en cultura de Berazategui, que recordó cando   en el año 1961 la Cristalería se vendió y las acciones pasaron a manos de capitales Americanos y los nuevos dueños tomaron la decisión de dejar cesantes a 1.200 obreros.

Enrique se opuso terminantemente Ante esta grave situación viajó a los EE.UU. a debatir con los nuevos accionistas donde expuso con sus argumentos humanos y amenazó con renunciar él si la medida se levaba a cabo,  nadie fue despedido.

También reconocida es hoy la mutual de obreros que en  1952 fundo con el objetivo de brindar a sus socios servicios médicos, subsidios por enfermedad y préstamos para urgencias en casos de casamiento, nacimiento o fallecimiento, pero si para demostrar el cariño que le tenia la clase trabajadora  un día necesito 20 dadores de sangre  y  se presentaron 260 obreros de la fábrica, incluidos los del sindicato de orientación comunista.

Enrique entonces delineo una  de su s frases mas célebres:

“Ahora soy feliz ya que por mis venas corre sangre obrera”.

Dejo su legado no solamente en sus  acciones sino en libros escribió

  • Y dominad la Tierra (1962)
  • Peldaños en el amor a Dios (1944)
  • La Misión de los Dirigentes de Empresas (1958)
  • La Empresa: su naturaleza – sus objetivos y el desarrollo económico (1961)
  • Eucaristía y vida empresaria (1959)
  • Ética del marketing y su proyección social (1962)

Ojalá hoy algún empresario de esos de corazón duro pudiera abrevar en sus conocimiento para hacer este mundo mucho mejor.8

Anuncios