Esta es la historia de un hombre que por su bonhomía, austeridad, entrega y pasión, marcó a fuego la sociedad del recién formado partido de Florencio Varela.

Todos podemos saber como fue la vida de la comunidad varelense con la existencia en su historia del Doctor Nicolás Boccuzzi, pero dificultoso se nos hace imaginar que hubiera sido de ésta naciente comunidad, sin él.

Boccuzzi fue como un padre para esa naciente comunidad, Inspirador y motor de las primeras instituciones del distrito, imagen convincente y de referencia para la nueva “clase política” que comenzaba a dar sus pasos en el reciente declarado partido, Imagen de apoyo y consuelo, ya que como médico rural recorría largas distancias para ir a atender a algún convaleciente, aún a costa de su propia salud.

Será por eso quizás, que al fallecer los ciudadanos notaron tanto su ausencia que decidieron erigirle un busto de tamaño natural, para recordarlo entrañablemente y escribir un libro en su honor.

En 1908, los señores Gavino Risso y Martín Drake fueron los encargados de escribir a los diez meses de su fallecimiento, la historia del insigne doctor, en ese libro que ellos catalogaron como “folleto” (Nicolás Boccuzzi “In Memoriam”) imprimen no sólo sus sentimientos, sino las fotos de las exequias de Boccuzzi, las notas periodísticas referidas a su muerte, las cartas enviadas a su esposa Matilde, y su testamento.

¿Cúal habrá sido el motivo de estos hombres que reunidos en comisión decidieron hacer algo que no tiene precedentes en la historia de Varela? me pregunté ¿qué los habrá motivado a perpetuar su memoria y emplazar un busto de un medico al año de su partida? la repuesta se me clarificando a medida que me fui interiorizando de su historia.

De la mencionada obra, dedicada a Boccuzzi, se extraen interesantes datos: que nació en Rubo di Puglia; provincia de Bari, República de Italia, el 19 de julio de 1856; sus padres fueron: Antonio Boccuzzi y Raquel Casano; y que se graduó en la Facultadde Ciencias Médicas de Nápoles, el 6 de septiembre de 1882.

En ocasión de una gran epidemia de cólera que invadió Napoles el Doctor Boccuzzi prestó servicios abnegados obteniendo honores oficiales por su labor; dos años más tarde su ciudad natal sufrió la misma desgracia, entonces él, como signado siempre a encaminarse en donde lo necesiten, acudió prestando una denodada y destacada colaboración.

Por tal motivo, en agradecimiento, su pueblo lo eligió Concejal por aclamación pública; sitial que debió resignar por su condición de profesional, que lo obligaba a permanecer en la ciudad de Nápoles.

En Italia realizó investigaciones que fueron muy apreciadas y elogiadas por los hombres de ciencia; trabajos sobre la difteria y la tuberculosis pulmonar, con resultados altamente positivos no se sabe que otras cosas haya hecho en su patria lo cierto que hoy una calle del pueblo que lo vio nacer lleva su nombre.

En 1885, por razones que no se pueden precisar (pero que muchos atribuyen a cuestiones políticas) viajó a la Argentina instalándose primeramente en Quilmes, su aparición repentina en el pueblo de San Juan (hoy Florencio Varela) fue el día en que un terrible ciclón asoló y devastó a la región los relatos que por tradición oral que nos llegan de aquellos tiempos cuentan que el hombre se inclinaba sobre las victimas y tendiéndoles la mano se hacia entender en su media lengua.

No se sabe si el Doctor Boccuzzi adopta al Pueblo de San Juan como lugar para vivir, o fue el pueblo que lo adoptó; no seria muy descabellado creer que los convecinos al ver en él un alma generosa y caritativa, le hayan rogado e insistido para que permanezca definitivamente en este lugar.

En verdad, la llegada de Boccuzzi era lo que le faltaba a este pueblo que pretendía por aquel entonces lograr su emancipación de Quilmes; según los datos que se pudieron recabar, no fue sólo el médico del pueblo, sino también el impulsor y mentor de varias Instituciones importantes, y tuvo un papel preponderante en el tema de la salud,

Nicola Boccuzzi fue el primero que aglutinó a los inmigrantes residentes en nuestra localidad bajo la Sociedad Cosmopolita«La Lira», que tenia fines más artísticos que sociales; el amor que tenia por la música ya que era gran admirador de Giuseppe Verdi lo había llevado a armar este grupo, que según se comenta, se reunían para tocar los instrumentos de oído, pero con gran convicción;La Lira se convirtió en la Sociedad Italianade Socorros Mutuos “La Patriótica”, que tal como lo indica el nombre, prestaba ayuda a los compatriotas de la colectividad que tenían problemas sociales, económicos junto a esta entidad proyecta crear una sala de primeros auxilios, sueño, que no pudo ver cumplido por su fallecimiento,  pero que sí  realizó  Attilio Massone en 1911. como  presidente de la entidad italiana.

La política no fue indiferente para Boccuzzi y tuvo su actuación en un momento crítico de la Provincia de Buenos Aires, y por supuesto en nuestro recién creado Partido de Florencio Varela.

El 27 de noviembre 1892 se realizaron las primeras elecciones municipales y a pesar de ser italiano y con sólo cuatro años de permanencia en el lugar, es propuesto como consejero escolar junto a Pedro Bourel, Sotelo Vázquez y Camilo Devincenzi.

En agosto del 1893 la Provinciade Buenos Aires es intervenida y las autoridades locales fueron removidas y reemplazadas por un Comisionado Municipal; el 28 de ese mismo mes Jorge Saavedra asume como Interventor dejando el cargo meses después a Pedro Bourel; el ex intendente Guillermo Davidson que había quedado como Concejal y Norberto Novolisio, siguen los pasos de Saavedra y también renuncian, ascendiendo entonces como concejal el doctor Nicolás Boccuzzi junto a Bartolomé Clara. La intervención al parecer trajo muchas presiones desde el poder provincial al incipiente partido de Florencio Varela, es así como el 7 de mayo 1894 renuncia Bourel y asume Boccuzzi, a tan sólo seis años de su arribo a San Juan; los designios de la intervención lo habían dejado como el mayor referente del distrito  en ese convulsionado año. Dentro de una gestión medida, pulcra, pero entusiasta; Boccuzzi dicta las bases para que crearla Plaza pública y el matadero municipal, que terminó de concretar el Intendente Luis Villar.

La gestión de Boccuzzi fue impecable, con algunas excepciones administrativas sólo atribuidas a su condición de hacedor, más que de administrador; reza una nota periodística.

También forma parte de la vida de este insigne doctor el Primer Consejo Escolar, de cual él fue Vicepresidente, y de la Primera Comisión de Fomento del año 1904, para organizar las fiestas patrias y patronales.

Sin duda la actividad social desarrollada por el filántropo médico fue muy amplia, propia de un hombre pasional y con un gran sentimiento de solidaridad hacia sus semejantes.

El último año de su vida según cuentan sus amigos en el libro fue terrible ya que lo encontró solo, en una patria apenas conocida para él, sin familia, y casi sin dinero. Es así que gracias al acogedor abrazo de sus amigos, (que sí tenia, y en gran cantidad), pudo sobrellevar una gravísima enfermedad: cáncer en el pecho, que se le despertó tras haber sido atropellado por un coche tirado a caballo, en la zona de Constitución.

Según el relato de Drake, a los amigos les mintió para no preocuparlos: «una ciática» decía; pero Gerardo Robertazzi el amigo que le brindó su casa para que esté bien atendido comento  por esos tiempos  «solo yo sé lo que sufre en silencio por las noches, que no puede dormir», El relato abunda en detalles como por ejemplo que un traslado de habitación pone a sus amigos en alerta, una hemorragia producida por el choque de su pecho en una cama advierte a los amigos de que algo había que hacer por la vida de quien todo lo dio, y que nada pretendía para él; sin embargo Boccuzzi trata de estar de buen ánimo y canta unas estrofas del Himno a Garibaldi, los amigos formados en comisión, entre los que se encontraban: Robertazzi, Cascardi, Luís Villar, Martín Villar, Dapena, Devicenzi, Solari, Castaldo, Castro, Gaudino, Usegui, Peleteiro, Calvo, Sapetini, Risso, Bengochea, y Scalera, no pudieron hacer nada, trajeron a los más prestigiosos médicos, como el Dr. Magli, Gutiérrez, Simiorili, y hasta el mismo Silvio Dessy lo atendió pero nada podía hacerse.

El 22 de julio de 1907 falleció dejando consternada y con sensación de desamparo a toda una comunidad.

Sus últimas palabras se las dedicó a su hijo «figlio mío», «figlio mío» repitió evocando a su descendiente que apenas llego a conocer y que iba a venir a visitarlo el año próximo

Sus amigos (aunque él en su testamento decía que no quería flores y que sólo se destinaran doscientos pesos para su cajón) le rindieron importantes y múltiples homenajes realizando sus exequias en la misma entidad que el mismo había dado vidaLa Sociedad Italiana“La Patriótica”, en una gran capilla ardiente.

La esposa de Boccuzzi, dice en una de sus cartas dirigidas a Pascual Scalera (persona encargada de comunicar la mala noticia a ésta): “Mi hijo y yo quedamos pobres de fortuna, pero no nos lamentamos, si no todo lo contrario, considerándonos bien compensados en nuestra pobreza, en la buena memoria dejada por mi esposo, bendecida por todo un pueblo”

A 100 años de su muerte

En el año 2007 al cumplirse los 100 años del fallecimiento de Boccuzzi la asociación Amigos dela Historia Varelensepor aquel entonces presidida por mí organizó una serie de homenajes con el apoyo de la municipalidad de Varela para recordar al insigne doctor.

Programa de actos de Homenaje al Doctor Nicolás Boccuzzi por el centenario

Día 4 de Junio 10 hs. Escuela Nº 58 Nicolás Boccuzzi Lanzamiento de concurso
de redacción

Día 6 de Junio 18 hs. Casa de la Provincia de Buenos Aires callao entre
Corrientes y Sarmiento música Italiana (espectáculo lírico): Pablo
Truchljak, Mariano Siarmella maestro Usciatti junto a la meso soprano María
de los Angeles Panosetti.

Día 30 de Junio 19 hs. Sociedad Italiana La Patriótica presentación de la
Orquesta de cámara del Congreso de la Nación.

Día 20 de Julio 10 hs. Acto conmemorativo en San Martín y Boccuzzi frente al
monumento reposición de placas

Presentación de sello postal que será usado en el correo local por el
termino de 30 días con la imagen de Boccuzzi

Día 20 de Julio 11:30 hs. Apertura de muestra en el museo de Artes Visuales
e Histórico en conmemoración del homenajeado.

Día 22 Julio 10 hs. misa responso con cuerpo presente en la primera galería
del cementerio municipal

Ademas se Pulió y lustró el féretro (donación de Cochería La Nueva)

Fotos de los homenajes por los 100 años

Casa de la Provincia velada lírica

El martes 6 de mayo, a las 19,00 horas, en la Casa de la Provinciade Buenos Aires, sita en Av. Callao 265, de la Ciudad Autónoma, se llevó a cabo un acto organizado por la Asociación de Amigos de la Historia Varelense y la Secretaría de Relaciones con la Comunidad, del municipio de Florencio Varela.

Dicho acto se inició con palabras del Presidente de la entidad histórica Sr. Claudio Navarro; seguidamente se interpretaron obras líricas italianas a cargo de la meso soprano María de los Ángeles Panosetti acompañada en piano por el maestro Osvaldo Usciatti; a continuación el Dr Ángel Lozano se refirió a la trayectoria de insigne médico a través de una reseña histórica, que completó oportunamente la Sra Juana Denon.

Inmediatamente el tenor Mario Siarmela interpretó obras líricas de corte netamente italiano; y luego interpretaciones de corte popular a cargo del cantor varelense Juan Cruz Varela.

Finalmente Julio Jorge Faraoni en representación de la literatura varelense, leyó una poesía de su autoría alegórica a la figura central del homenaje.

Para cerrar el acto hicieron uso de la palabra el Vicecónsul de Italia Sr. Vicente Vezzato; y la Subsecretaria de Entidades Sra Mariana Corrales.

El evento se desarrolló ante un nutrido público asistente que coronó con el aplauso cada una de las interpretaciones artísticas y a los oradores, dentro de un clima de mucha calidez y cordialidad.

Certamen de redacciones

Restauración de féretro

 Concierto enLa Sociedad Italiana La Patriótica 

Acto central

Responso en el cementerio

Anuncios