f960x0-82043_82061_0

Dr. Florencio Varela

Esta pequeña nota tiene como objetivo, dilucidar y poner blanco sobre negro la vida y el pensamiento ideológico de Dr. Florencio Varela. Figura controversial si las hay, que ha sido muy cuestionada en los ultimos tiempos, tal vez, porque se lo ve desde una mirada actual y hay que ponerse en situación de lo que se vivía en esas épocas.

Me interesa dilucidar el carácter de este personaje, su pensamiento y formas, con el fin de escudriñar el por qué, de sus acciones algunas incluso, podrían resultar a simple vistas “antipatrióticas”.

He podido leer diferentes biografías del Dr. Varela y realmente he llegado a la conclusión que en realidad no es tan importante en la historia argentina, en cuanto hechos políticos concretos. No sé por qué, se le da tanta trascendencia histórica, sí se podría decir que Varela fue un “fracasado” de su tiempo, ya que no puedo llevar adelante sus misión.

Pero ¿por qué la historia de Varela es entonces tan renombrada y es hoy motivo de análisis de varios historiadores revisionista?
Es justamente por su pensamiento, teórico practico y pragmático, que enardece, al más célibe de los ideologistas de turno.

Lo cierto que Florencio Varela no fue ningún santo, pero sus enemigos tampoco lo eran. En realidad, nadie de aquella época lo fue y si no estaban aliados con unos, conspiraban con los otros y los opuestos a veces se tocan en sus puntas.

Juan Manuel de Rosas, fue su máximo opositor fue signado como un “bárbaro”, “sanguinario” y autoritario, (claro) sus defensores aducen que era la única forma por aquellos años de imponer orden a las cosas, sin embargo, las pruebas están a la vista, el país se ordenó definitivamente tras su ida del poder.

Si bien Rosas pacificó al país en su primer mandato y se le atribuye la proeza de sosegar a la “indiada”, en los próximos mandatos (que fueron los cuestionados por Varela) realmente hizo cosas irracionales por conservar el poder.

Lo cierto que el caudillo gobernó la Provincia de Buenos Aires por más de 20 años como un patrón de estancia, bajo un régimen autoritario y populista a costa de dádivas prebendas y persecuciones a sus adversarios, uno de esto adversarios como dijimos fue Florencio Varela.

Pero, ¿qué tan mal hacia este abogado al régimen que todos aparentemente amaban?, no iba con sus milicianos a combatir y matar colorados, no… sólo escribía, por eso fue perseguido y encarcelado y deportado, lo que dio lugar a sus “conspiraciones”.

Florencio Varela era un hombre de letras, un pensador y como todo buen intelectual tenía ideas humanistas y se oponía a todo tipo de violencia, supo escribir poesías ensayos y libros de historia.

Tenía ideas unitarias, como todo buen capitalino pensaba que tendría que existir un poder central que concentrara todo el comercio interior y exterior hasta ahí, incluso coincidía con Rosas. Tenía ideas liberales, confiaba en el libre comercio y la libre navegación de los ríos. Equivocadamente o no, tenía como referentes de progreso a civilización como España, Francia e Inglaterra, por supuesto sociedades más antiguas y avanzadas.

Rosas, sin embargo, era federal o por lo menos las circunstancias lo habían llevado a eso. Tal vez, en busca de apoyo contra los unitarios ganó muchos enemigos, género más de una guerra civil.

El “restaurador de las leyes” no lo fue tanto, hoy se lo reivindica por la Batalla de la Vuelta de Obligado, donde si bien perdió, fue el prólogo de una inexistente lucha que concluyó con la decisión de las fuerzas francesas y británica de desistir de su idea de usurpar nuestro territorio marino.
Esa fue una lucha por las soberanía de los ríos, no venían a invadirnos para tomar el poder sólo querían comerciar y esto tiene que quedar claro.

A Varela se lo acusan de “traición a la Patria”, porque coincidió que en esa época había ido a pedir apoyo político a estos países, sin embargo, no hay datos concretos que esta intervención hayan tenido que ver con su negociación, más bien la historia cuenta que fracasó en esa misión.

Hipotéticamente, la ex presidenta Cristina Fernández en un acto donde inauguró el Monumento a la Vuelta de Obligado, dijo que “en esos barcos venían argentinos unitario contrarios a la Confederación” y algunos lo tomaron como literal, como el ex intendente de Florencio Varela Julio Pereyra, que le quiso cambiar el nombre a la localidad y sustituirlo por “Felipe Varela”

Pero Varela no estuvo estuvo en contra de la esa gesta, de hecho esto es lo que escribió al respecto:

“Muchas son las reflexiones graves que se agolpan en el espíritu cuando se piensa en los sucesos del Paraná. Es digno de alabanza y de simpatía defender los grandes intereses de un país, el honor y la independencia nacional”

Varela estaba enajenado, porque veía en Rosas la corrupción más desmedida, cosa que iba contra sus principios democráticos, ¿rencor personal? tal vez, ¿sentimientos de venganza, por sus dos hermanos muertos, una sobrina y una hija?, seguro que también, un cúmulo de cosas. SÓlo quiero definir un perfil psicológico, para tratar de definir sus acciones en algunos caso “temerarias”.

Varela, tal vez no fue más que un hombre atormentado, que veía que las ideas de “civilización” que él pregonaba sucumbían frente al amo déspota del populismo más acérrimo.

Florencio Varela ya hablaba de Democracia y del no recambio del poder que existía en aquel entonces tras 20 años de tiranía ¿era una dictadura el gobierno de Rosas? También se puede ver así, más cuando era voz populi en aquel tiempo que el campesino iba al sufragio y le decían “usted ya voto” y lo invitaban a retirase con revolver en la cintura, a todo eso se oponía Varela

Más allá de la historia que escribieron los Mitre, los Sarmiento que lo muestran a Rosas como un sanguinario déspota, hay registro y documentos que demuestran sus atropellos, sus ideas totalitarias llevaron a persecuciones dignas de figurar en los libros de la santa inquisición, vale solo recordar el asesinato de Camila O’Gorman y al padre Uladislao Gutiérrez.

Justamente de esto hablaba Varela en su notas periodísticas, de las percusiones, la falta de libertades, la compra de voluntades con dádivas, sólo era un periodista preocupado por su Patria devenido en político y diplomático, para tratar de terminar con la tiranía de Rosas.

Varela estaba convencido que Rosas no era la Patria como muchos creían, Rosas traía grandes perjuicios económicos a un vasto sector de la Argentina, por eso Justo José de Urquiza, también tuvo la idea de pedir la intervención británica.
La pregunta se cae de maduro:

¿Sin Rosas en el poder, Varela y sus amigos hubiera tomado esas medidas desesperada de acudir a otros países a pedir apoyo?

Varela hablaba de “soberanía” de defender a la Patria y también defenderla tiene que ver con sus libertades y con el crecimiento económico de sus regiones a la que Rosas se oponía.
El restaurador se ve, volvía locos a unos cuantos, incluso a Urquiza que llegó a pensar la independencía de la Mesopotamia y hacer otro país lejos de Rosas.

Puedo llegar a entender a Florencio Varela, tal vez no lo justifico, (pero lo entiendo), su locura sus ideas pragmáticas.

A lo sumo le puedo criticar a Varela que faltó a la verdad en su profesión de periodista, al poner palabra en la boca del Gral. San Martín que seguramente no dijo, cuándo lo citó diciendo que “Rosas era un bárbaro” sin embargo, el Gran General le legó su sable (aunque pudo cambiar de opinión, después de semejante gesta de la Vuelta de Obligado).

¿Varela fue realmente un mártir?
Toda persona muerta por pensar diferente, es un mártir, su visión sobre el mundo y su modelo de país lo segó tanto que ni siquiera midió las consecuencias poniendo en riesgo su propia vida, también en Montevideo se opuso a Uribe ¿acaso se puede rescatar su valentía?.

Florencio Varela murió asesinado por la espalda, cobardemente andaba sin custodia, ni siquiera pudo ver los ojos de su verdugo, su muerte quedó sin justicia, si bien apresaron a su asesino no se pudo investigar el autor intelectual de su muerte. Su juicio se perdió en los anales de la historia a su familia sólo le dejó unas pocas propiedades de herencia, sus descendientes murieron pobres.
a diferencias de Rosas, se podría decir que Varela murió “batallando” y no como el “restaurador”, que murió exiliado y llevando una vida burguesa en el país con el que peleo, Inglaterra.

Lo último que voy a alegar a favor de Varela, es que en definitiva, las ideas de Varela son las que terminaron organizando nuestro país y conformando la Constitución Nacional, con su preámbulo que reza sobre el libre ingreso de extranjeros al país y su navegación de las aguas y el libre comercio y son las leyes que rigen hasta el día de hoy.
Si me preguntan y me apuran un poco…diré que Florencio Varela fue un visionario, incomprendido para su época, quería “civilización”, en un tiempo de barbarie.

Claudio Navarro

Anuncios